Acaboses y empezares.


Cuando fue mi cumpleaños me hubiese gustado escribir algo sobre lo impresionante de la bici que me regalasteis/aron, me sentí realmente pequeña ante un regalo tan grande. Después las cosas pasaron muy rápido entre resacas y mucho frío.
Me planté de nuevo en enero, se fue el año, después Ba y vinieron los reyes y las horas en la biblioteca también.

El domingo se va mi homónina, o mi antónima, no lo tengo claro.
No sé cuanto la voy a hechar de menos, quizás ni siquiera note que se ha ido, ésta es la era de las comunicaciones y no note que falta el centro de mi familia. A lo mejor estos años pasan tan rápido como las Navidades. O quizás el domingo no me aguante y me harte de llorar.
No sé. Me resulta difícil creer que de verdad vamos a estar tanto tiempo separadas.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

Yo te prometo que en cuanto me toque el euromillón te pongo un charter a Santo Domingo y otro a California...

La distancia es mucha, pero seguro que turmana está tol día aburría y mandándote emails hasta que te jartes...

PD: ¡¡¡ECHAR DE MENOS ES SIN HACHE!!!

y vi miles de ojos... dijo...

la corriente me ha traido hasta aquí...piensa en positivo, ahora tienes una casa al otro lado del océano, no todos podemos decir eso ;) y además, hay veces que es bueno echar un poquito de menos a las personas, nos hace valorar más lo que tenemos. Un besito